CARTA AL EXCMO. SR. ÁNGEL VÍCTOR TORRES PÉREZ, PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE CANARIAS

CARTA AL EXCMO. SR. ÁNGEL VÍCTOR TORRES PÉREZ, PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE CANARIAS

«Los heraldos negros». Hay golpes en la vida, tan fuerte… ¡yo no sé!
César Vallejo.
Teníamos tanto miedo al miedo que hemos perdido el miedo,
Frase del pueblo cubano.


Sr Ángel Víctor Torres
En muchas ocasiones hemos hablado personalmente sobre la práctica de actividad física y el deporte, desde su condición de Consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria y en la actualidad como Presidente del Gobierno de Canarias, pero en esta ocasión me dirijo a usted para rogarle que haga algo por el país donde nací, que haga algo por el pueblo cubano.

Llevo viviendo en esta tierra hace más de 27 años y en estos días me siento decepcionado por la actitud pasiva del Gobierno de Canarias, de los Cabildos que conforman cada isla, de la FECAI, de la FECAM, y de los ayuntamientos. Todos los partidos que conforman las distintas administraciones, incluidos los que están en la oposición, son meros espectadores de lo que está sucediendo en Cuba, solo eso, espectadores que miran a otro lado. El Partido Popular y Ciudadanos, han sido claros, pero los populares cuando han gobernado jamás han llamado al estado cubano por su nombre. La tibieza con la que afrontan lo ocurrido, duele y lacera el alma. Canarias tiene un compromiso histórico con Cuba, desde mediado del siglo XIX muchas familias tuvieron que emigrar por la miseria, que había aquí, trabajaron muy duro y tuvieron su oportunidad, hoy muchos de ustedes han heredado lo logrado por sus antepasados, sin embargo, en estos momentos el pueblo cubano necesita apoyo y ustedes desaparecen. En Cuba hay una DICTADURA, no le dan más vueltas, por favor pierdan el miedo que también tenía yo. En Cuba hay un solo un partido el Partido Comunista, hay un solo sindicado la Central de Trabajadores de Cuba, solo hay medios de comunicación afines al régimen, no hay derecho a la huelga ni a manifestarse, internet lo quitan y lo ponen a su antojo y cuando hay no se puede acceder libremente a todo lo que quisieran, y así le puedo enumerar más cosas, si lo anterior no es una DICTADURA entonces explíqueme usted cuál es el nombre que se le puede dar a este sistema. Toda aquella persona que piense que Cuba no es una DICTADURA, la invito a que se vaya para allá durante 6 meses, viviendo como un cubano del pueblo, con el salario de su profesión, la que sea, sin coche, comiendo lo que el gobierno le da en una miserable libreta de abastecimiento, sin poder opinar diferente, con apagones de 4 a 6 horas diarias, y toda esa resistencia sin ayuda del exterior, al regreso, hablamos.

La gota que ha colmado el vaso ocurrió el pasado 11 de julio cuando centenares de cubanos y cubanas salieron a las calles porque no soportan más el hambre, la falta de medicinas, los apagones, la falta de libertad, fueron golpeados brutalmente solo por gritar Libertad, Patria y Vida, sepan que hay desaparecidos, fallecidos que hasta el gobierno ha tenido que reconocer, y para colmo de males el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel acude a los medios de comunicación e incita al pueblo revolucionario a que salga a la batalla. Es bien sabido que la mayoría de las personas que supuestamente apoyan al gobierno asistieron a las manifestaciones convocadas por el gobierno, lo hacen de forma obligada, yo fui uno de ellos en su momento. El enfrentamiento ha sido doloroso, ver cómo se incitó al enfrentamiento entre cubanos, entre vecinos, entre hermanos, y ahí están las imágenes. Es probable que haya algunas manipuladas, es posible, pero lo que no está manipulada es la realidad diaria del cubano.

El estado cubano está denunciando robos en las tiendas donde solo se puede comprar con dólares, euros u otra moneda convertible (al pueblo cubano se le paga en pesos, una moneda que no vale ni en la propia Cuba). Efectivamente han ocurridos hurtos, pero eso es supervivencia, cualquiera de nosotros ante tanta hambre lo hubiese hecho. El régimen cubano ha obligado a todos los cubanos a robar, toda persona en Cuba lo ha hecho o ha comprado algo que ha sido robado al estado (todo en Cuba es del estado) con la autorización del gobierno, gracias a eso hemos sobrevivido durante muchos años.

Unos dirán ¿y el Bloqueo? Cierto, EE. UU llevan años con esa medida y es evidente, de lo contrario en la ONU no se sometiese todos los años a votación, por cierto, solo con los votos en contra de EE. UU e Israel, pero ojo que esto tiene truco, la DICTADURA cubana se apoya en eso, el embargo-bloqueo como quieran llamarlo es a las empresas del estado, no a las personas físicas. A principios de la revolución se confiscaron cientos de propiedades (tierras, fábricas, gasolineras, casas, hoteles) y el régimen de Cuba nunca ha pagado nada por ellos, también muchos canarios se quedaron sin nada después de trabajar muy duro. En Cuba un abogado, un arquitecto, un médico no puede tener su despacho privado, una persona que quiera abrir una cafetería le tiene que comprar todo al estado ¿por qué no dejan que se lo compre a quién le dé la gana?, como ocurre aquí.

Por otro lado, algo de lo que usted sabe mucho, los deportistas no tienen las mínimas condiciones para entrenar, muchos tienen que emigrar y se les llama traidores, aquí en Canarias hay unos cuantos y en las próximas olimpiadas habrá medallas aseguradas del mulato español. ¡Emocionante! ¿Dónde están las Federaciones deportivas Canarias, que no se pronuncian a favor de Cuba?, ¿Dónde están las federaciones de lucha canaria?, que tanto le han dado a Cuba y ahora quizás algunos de esas personas que aprendieron el deporte vernáculo, están recibiendo palos y no precisamente, el del garrote canario.

¿Dónde están los que han estado en muchos hermanamientos con los pueblos cubanos?, parece que los hermanos y hermanas se han hecho invisibles. Señores y señoras del parlamento de Canarias y del resto de administraciones hagan algo por favor, en esta comunidad la mayoría de las personas tienen familia en Cuba o a sus mayores los está cuidando una mujer cubana que ha tenido que dejar a los suyos a miles de kilómetros de distancia. Por la gran parte del pueblo cubano corre sangre canaria. Si lo que está pasando en Cuba estuviese ocurriendo en el Sahara, tenga usted por seguro que ya estarían muchos en la calle. Es el momento, no esperen más.

Señor Presidente, esta carta también es de despedida a mi madre, ella tiene 88 años, tenga usted el convencimiento que no me dejarán entrar más a mi país, pues opinar diferente no está permitido, no la volveré a ver mientras la DICTADURA esté en el poder, tampoco a mis hermanos, hermanas, sobrinos, a todos los exonero de mi decisión.

Renuncio a mi país, renuncio a ver a mi madre, renuncio a mi familia, renuncio a mis amigos, renunció a todo, a cambio de que en mi país las personas puedan aspirar a algo, igual que lo hice yo cuando llegué a Canarias, sin tener nada.

Sr. Presidente estoy seguro de su valentía, desde el respeto se pueden decir las cosas, lleve este tema al Parlamento, de lo contrario todos se convertirán cómplices. Sr. Presidente yo tenía tanto miedo que le he perdido miedo al miedo. Hay golpes en la vida, tan fuerte… ¡si lo sé!

Desde mi más profundo dolor, un abrazo afectuoso, Guillermo Suárez Lamí
Doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *