El dictamen jurídico del redactor de la Ley del Suelo determina el uso náutico-deportivo del Puerto de Santa Águeda

El dictamen jurídico del redactor de la Ley del Suelo determina el uso náutico-deportivo del Puerto de Santa Águeda

El dictamen jurídico sobre la situación del Puerto de Santa Águeda, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, determina que el uso industrial resulta incompatible con el Plan Insular de Ordenación de Gran Canaria (PIO), que prevé para esa infraestructura un destino turístico y, específicamente, un uso náutico y deportivo. La concesión del uso industrial del puerto venció en marzo de 2020, 63 años después de la autorización original y su explotación se encuentra en la actualidad en precario.

El dictamen realizado por el experto y catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de La Laguna, Francisco Villar Rojas, y el profesor del mismo departamento jurídico, Andrés González Sanfiel, por encargo de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), y concluye que la continuidad del uso industrial del referido puerto es inviable y no cabe prórroga alguna de la concesión con la que ha venido funcionando.

La normativa actual establece la deslocalización de la cementera donde se debe dar traslado, lo que implica la eliminación no solo del impacto paisajístico que produce la actual instalación sino también las emisiones y ruidos derivados de una industria de estas características.

En este sentido, el traslado de la cementera se valora como una oportunidad que genera una “mejora paisajística que supone eliminar las instalaciones de la Cementera de Arguineguín” o la “eliminación de las emisiones por desaparecer la cementera”, a tenor del planeamiento insular.

La Administración portuaria está obligada a recuperar el puerto y decidir el modo de gestionarlo, bien de forma directa o mediante licitación pública. Asimismo, el PIO es obligatorio para todas las administraciones públicas y particulares y prohíbe el uso industrial del puerto, a tenor de los cambios generados en la Ley del Suelo y los Espacios Naturales Protegidos de Canarias.

El experto en Derecho Administrativo, redactor de la Ley del Suelo y considerado como la mayor autoridad jurídica de Canarias, ha precisado que, en tanto el planeamiento insular fue aprobado de forma definitiva por el Gobierno de Canarias queda vinculado por su decisión, de la que no puede separarse siendo nula la dispensa o la derogación singular de su contenido.

En este sentido, añade, extinguida la concesión en 2020, lo procedente es que la Administración autonómica depure la situación física y jurídica del puerto, la Administración insular formule el correspondiente plan territorial parcial y la administración municipal (el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana) adapte su planeamiento, a fin de viabilizar el uso turístico.

Incompatible

La ordenación detalla que esta pieza territorial estratégica debe cumplir con las normas que declaran incompatible el uso mixto turístico industrial, ya que esa combinación de usos limita y deteriora la especialización y calidad del destino turístico.

El puerto de Santa Águeda, en Gran Canaria, es un puerto que, desde su construcción, ha estado dedicado a la carga y descarga de cemento y materias necesarias para su fabricación.

En concreto, su origen se encuentra en la autorización otorgada por el Ministerio de Obras Públicas a la empresa Cementos Especiales S.A., en 1957, para la construcción de un dique-muelle en la bahía de Santa Águeda. Desde entonces, con ampliaciones sucesivas del muelle, ese puerto ha venido funcionando con uso industrial.

Cambio radical

Ahora bien, desde aquella fecha, la situación política, social y económica de España, de Canarias y, en particular, de Gran Canaria, ha sufrido un cambio radical, sin que las circunstancias en que fue autorizada la construcción del dique-muelle tengan nada que ver con la evolución posterior y, sobre todo, la realidad actual.

Mientras el puerto de Santa Águeda mantenía su actividad original, sin perjuicio del cambio de Administración portuaria competente, la planificación territorial y turística de Gran Canaria -Plan Insular de Ordenación de 2004- incluye esa infraestructura dentro de una zona turística, a desarrollar tras la extinción de la concesión de la cementera, para transformarla en un puerto deportivo como equipamiento turístico complementario de ese ámbito.

En la actualidad ha llegado el fin de la concesión del puerto de Santa Águeda y se plantea el futuro de esa zona y de esa infraestructura, teniendo en cuenta la previsión recogida en los diferentes instrumentos de planificación insular, que consideran necesario reubicar la actual fábrica de cemento y destinar ese espacio y puerto a un uso turístico.

En relación con esta cuestión, el Gobierno de Canarias ha constituido una Comisión interdepartamental tendente a estudiar y analizar las diferentes posibilidades que puedan existir. En este mismo contexto, distintas entidades y organizaciones vienen defendiendo la implementación de un uso turístico náutico para el puerto de acuerdo con las previsiones de la planificación insular.

Expansión Turística

Cabe recordar que, en el marco de las actuaciones para la recualificación de la industria turística en la costa de San Bartolomé de Tirajana se propone la recuperación de este puerto comercial para su transformación a largo plazo como equipamiento deportivo y de ocio de la futura zona de expansión turística de Santa Águeda.

Al encontrarse próximo a un espacio integrante de la Red Natura 2000, se someterá la actuación a una adecuada evaluación de las repercusiones en el lugar, recogiendo la denominación y el código de espacio de la Red Natura 2000 afectado, debiendo expresar de forma motivada el grado de afección a dicho espacio”.

Impacto paisajístico, emisiones y ruidos

El planeamiento insular realiza una valoración positiva tanto de la adecuación del puerto para la actividad náutico-turística como de la propia desaparición de la actual cementera donde se debe dar traslado a la cementera lo que implica la eliminación no solo del impacto paisajístico que produce la actual instalación sino también las emisiones y ruidos derivados de una industria de estas características.

En este sentido, la desaparición de la cementera, se valora como una oportunidad que genera una “mejora paisajística que supone eliminar las instalaciones de la Cementera de Arguineguín” o la “eliminación de las emisiones por desaparecer la cementera”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies