Mogán reúne la memoria de Barranquillo Andrés y Soria en un documental y exposición fotográfica

Mogán reúne la memoria de Barranquillo Andrés y Soria en un documental y exposición fotográfica

Pertenecer a los barrios más alejados de un territorio imprime una idiosincrasia particular en sus vecinos y vecinas. Así ha quedado recogido en el proyecto impulsado por el Servicio de Promoción de la Autonomía Personal de Mogán sobre la ‘Memoria Histórica de Barranquillo Andrés y Soria’, del que que ha surgido un documental y una exposición de fotografía con la participación de catorce personas mayores naturales de esos barrios.

La sede de la Asociación de Vecinos Guapil en Barranquillo Andrés ha sido el punto elegido para presentar este proyecto que comenzó a gestarse antes de la pandemia y que, a consecuencia de la misma, tuvo que detenerse. Hace ya varios meses la maquinaria se puso nuevamente en marcha obteniendo como resultado un documental de algo más de media hora de duración que, con los testimonios de los vecinos y vecinas de los barrios, la gran mayoría de más de 70 años de edad, y las fotografías de antaño aportadas por ellos mismos, nos ayuda a comprender como era la vida antes.

En el evento también se expusieron fotografías a gran escala de los participantes y cada persona mayor pudo explicar que lo que se representa en cada una. La concejala de Servicios Sociales, Tania Alonso, agradeció tanto a ellos como a sus familiares la disposición a contribuir para que la memoria de Barranquillo Andrés y Soria no se pierda y pueda ser consultada por las generaciones actuales y futuras. También porque gracias a este material se puede valorar las facilidades que hoy tenemos para acceder a todo tipo de servicios cuando hace 40 años era realmente complejo, incluso para los más básicos.

Tanto el documental como la exposición nos trasladan a los primeros recuerdos de Barranquillo Andrés y Soria, que datan de 1980 y recaen en una persona, Andrés, natural de Tejeda. Este hombre frecuentaba la zona con su hija Anita, cuyo marido se dedicaba a la construcción y fue el que empezó a edificar las primeras casas de la zona. Una de las hijas del matrimonio dio paso a una nueva generación que ha seguido creciendo hasta hoy.

En estos barrios, igual que en todo el municipio, la vida estaba marcada por el arduo trabajo diario y la humildad, y por infancias felices pero muy cortas. “Pasamos tardes montados en un reno hecho con soga que después nos tenía días con las nalgas llenas de rozaduras”, recuerda la vecina Antonia Hernández. Los niños y niñas empezaban a trabajar con seis años, casi siempre en tareas relacionadas con la ganadería y agricultura. Por ejemplo, el cuidado de cabras, la recolección y venta de almendras y el cultivo del tomate. Estos barrios son además un ejemplo de unión. A pesar de la escasez propia de hace 50 o 60 años no faltaba la comida gracias, entre otros, a la matanza del cochino que se repartía luego entre las familias.

Pero si hay algo que ha marcado a los vecinos y vecinas de Barranquillo Andrés y Soria es la lejanía. La primera escuela se construyó en 1957, por lo que a muchos ya los pilló mayores de 14 años y no recibieron formación o, como hacía Mariquita El Pino Mejías con sus hermanos debían ir caminando hora y media para ir al colegio de Cercados de Araña. Esa lejía se hacía notoria cuando alguien enfermaba, ya que el médico más cercano del municipio se encontraba en Playa de Mogán y los siguientes ya en los municipios de La Aldea de San Nicolás y Santa Lucía de Tirajana. Cuando la enfermedad era grave tenían que ir a buscar al médico, siendo de gran ayuda Juan Suárez, conocido como “el taxista” por llevar a los enfermos en mula.

Un problema importante se manifestaba al fallecer una persona, ya que tenían que trasladarla al Cementerio Municipal de Mogán, que se encuentra en el casco del municipio. Había que hacerlo a hombros y mediante relevos, apoyándose unos a otros para no decaer y lograr llegar al destino.

Antes de la construcción de la iglesia en 1980, el cura visitaba estos barrios una vez al año y permanecía allí una semana. Las misas tenían lugar a las 6:00 horas para que luego los vecinos y vecinas pudieran marchar al trabajo, y se aprovechaba este periodo para celebrar las procesiones y bodas.

En este proyecto no falta la historia de la construcción de la Presa de Soria, que tardó 12 años y a día de hoy es una infraestructura emblemática de la isla, pero también otros acontecimientos como los bailes o el Día de Reyes. El documental, editado por Radio Televisión Mogán, podrá verse este lunes día 20 a partir de las 20:30 horas en ese medio de comunicación y a las 21:00 horas en el perfil oficial del Ayuntamiento de Mogán en Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies