Patrimonio Cultural recupera la memoria del uso tradicional de las plantas de Canarias

Patrimonio Cultural recupera la memoria del uso tradicional de las plantas de Canarias

Un estudio, dirigido por el experto Jaime Gil González, recopila información referente a la flora silvestre, alimenticia, forrajera, medicinal, veterinaria y de las variedades tradicionales a través de la información oral

Los rápidos cambios sociales y económicos acaecidos en Canarias en los últimos cuarenta años han traído consigo una importante pérdida de conocimientos en relación a múltiples actividades y aspectos de nuestra cultura tradicional, abriendo una brecha cultural entre las nuevas generaciones y aquellas que nos antecedieron. Con el fin de retener esta memoria inmaterial, la Dirección General de Patrimonio Cultural ha realizado un estudio sobre la valiosa cultura generada en torno al uso tradicional de las especies vegetales de las islas.

Esta actuación, encaminada al rescate de aquellos conocimientos en relación al mundo vegetal canario, que permitieron la subsistencia de nuestros antecesores en el territorio insular, quiere contribuir a la salvaguarda de este patrimonio inmaterial conformado por el conocimiento tradicional de las especies vegetales silvestres y cultivadas. Para ello, el experto Jaime Gil González y su equipo han recopilado información referente a los usos tradicionales de la flora silvestre, prestando especial atención a aquellos de índole alimenticia, forrajera, medicinal y veterinaria, así como a las variedades tradicionales de cultivo a través de la información oral, dando como resultado ochenta fichas específicas ilustradas para cada especie silvestre y variedad cultivada.

“El conocimiento profundo que se tenía sobre este material vegetal es el resultado de siglos de experimentación. Todas las islas están necesitadas de estudios que profundicen sobre esta parcela del conocimiento que forma parte de nuestro patrimonio cultural. Con ello se frena la pérdida del conocimiento acumulado durante siglos y se valoriza este legado intangible”, afirma Nona Perera, directora general del área.

A lo largo del presente proyecto se han procesado aproximadamente un total de 50 horas de grabación correspondientes a cuarenta encuentros con personas de avanzada edad vinculadas al medio rural. El vaciado de estos documentos orales ha dado lugar a un total de 368 páginas de transcripciones y a la redacción de ochenta fichas de especies vegetales presentes en Canarias, en torno a las cuales se ha generado una importante cultura tradicional que forma parte de nuestro patrimonio inmaterial y cuya presencia en los campos de las islas ha sido determinante en la subsistencia de la población canaria.

Metodología aplicada

La recopilación del saber asociado a las especies vegetales presentes en los campos de Canarias, ya cultivadas, ya silvestres, transmitido de forma oral de generación en generación constituye el objetivo principal del proyecto. A través de entrevistas con personas de avanzada edad vinculadas al medio rural se ha registrado la trasmisión de gran cantidad de información en torno a la subsistencia en el medio rural de las islas, constituyendo, por tanto, un recurso valioso para el estudio desde diversas disciplinas como la etnografía, etnobotánica, lingüística o ecología.

Igualmente, en el ámbito de las especies cultivadas, conocer qué variedades de cereales, legumbres, papas, batatas y frutales permitieron subsistir a nuestra población campesina resulta una información relevante pues este conocimiento, además de constituir una parte importante del patrimonio vinculado íntimamente con la cultura gastronómica de nuestro territorio, resulta básico a la hora de abordar actuaciones que eviten su pérdida. Es por ello que la indagación en torno a las variedades tradicionales de cultivo ha formado parte importante de las entrevistas procesadas.

Además, los encuentros y salidas al campo con pastores resultaron fundamentales para la recogida de nombres vernáculos en presencia de las especies silvestres, abordando también su aptitud alimenticia, la forrajera para la alimentación del ganado, las plantas ofensivas y venenosas, el uso de las plantas con fines medicinales y veterinarios, incluyendo su utilización con fines rituales o para predecir fenómenos meteorológicos.

Los testimonios orales recogidos en estos encuentros han sido reproducidos en las fichas etnobotánicas con el objeto de trasmitir la información obtenida de una manera fiel. Igualmente, en cada una de las fichas se incluye una disertación en relación a los nombres vernáculos de la especie y variedad tratada así como sobre sus usos principales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies