UN DEBATE CIERRA EN EL ELDER LAS JORNADAS SOBRE LA INFLUENCIA BRITÁNICA EN LAS ISLAS

UN DEBATE CIERRA EN EL ELDER LAS JORNADAS SOBRE LA INFLUENCIA BRITÁNICA EN LAS ISLAS

El Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología cierra este 22 de junio los actos presenciales sobre la presencia del Reino Unido en las islas.

Para ello, expertos en relaciones culturales y económicas se dan cita de la mano del profesor Francisco Quintana Navarro. Participan en este foro Betty Burgess Foulkes, nacida en 1939 y empleada en la Elder y Cía, funcionaria del Reino Unido en Canarias; José Juan Rodríguez Castillo, presidente de la Asociación Canaria de Cultura Marítima, y los
profesores de la ULPGC, María Isabel González Cruz y Antonio S. Almeida Aguiar.

La presencia de ingleses en Gran Canaria se remonta al siglo XVI, cuando se afincaron en las Islas atraídos por el comercio de exportación de la caña de azúcar y de los apreciados vinos de Canarias, iniciando el tráfico mercantil del vino sack o canary. Esto generó un notable intercambio mercantil con Inglaterra en los siglos XVII y XVIII. Con la crisis del mercado vinícola muchos ingleses abandonaron las islas, debilitándose su presencia a lo largo del XVIII por la censura de la Inquisición, que pretendía limitar el comercio y evitar la influencia de la civilización europea en el país.

En 1852, la concesión de la franquicia para los puertos isleños, gracias a los esfuerzos del ministro grancanario León y Castillo, supone el inicio de un proceso en cadena: con la construcción de los puertos, numerosas compañías británicas establecen sus estaciones carboneras en Las Palmas. El capital inglés entró en todas las actividades portuarias: suministro de carbón, varaderos, pequeños astilleros, consignatarias. Y pronto esas mismas compañías pasarían a controlar otros sectores económicos como las operaciones bancarias, los seguros, el turismo y la exportación de productos agrícolas, promoviendo el transporte de viajeros ingleses en esos mismos barcos en los que exportaban los productos agrícolas a Inglaterra. Estamos hablando, principalmente, del plátano y del tomate. Grandes empresas inglesas se encargaron durante décadas de enviar la fruta canaria hasta Londres y de ahí extenderla por todo
Reino Unido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies