UNIDOS POR GRAN CANARIA RECUPERARÁ LA POLICÍA DE BARRIO

COMPARTIR

COMO UNA DE SUS PRINCIPALES PROPUESTAS EN MATERIA DE SEGURIDAD

 Enrique Hernández Bento ha trasladado que las propuestas de Unidos por Gran Canaria en materia de seguridad no sólo prestan atención al concepto tradicional (perspectiva policial) sino que también incluyen otros aspectos más amplios como seguridad escolar, infraestructuras municipales y viarias, bomberos, seguridad en movilidad o protección civil. Para ello, se hace necesario conocer y coordinar los problemas específicos de cada área y colectivo, y coordinar las acciones entre los diferentes actores, al objeto de mejorar la percepción general del ciudadano de vivir en una ciudad segura.

En esa línea, una de las cuestiones que abordaremos es la seguridad escolar con el objetivo de mejorar las infraestructuras escolares y su entorno. Incluimos acciones dirigidas a la educación vial, limpieza urbana o zonas verdes. Asimismo, trabajaremos en la configuración de caminos escolares seguros, así como en la protección escolar mediante el control del tráfico en horas punta.

No obstante, para Unidos por Gran Canaria el principal problema en materia de seguridad ciudadana pasa por recuperar la Policía de Barrio.

Enrique Hernández Bento considera que la imagen de la seguridad en una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria no sólo se debe plantear desde el punto de vista de las frías estadísticas que se facilitan desde el Ministerio del Interior, sino también desde la percepción subjetiva que tiene cada ciudadano sobre ella, porque la mayoría de las veces los actos o incidentes que afectan a nuestra seguridad no se denuncian.

“Como ejemplo, podríamos señalar la inseguridad que se viven en determinados barrios de la ciudad, donde prácticamente, todos los días se producen altercados y peleas que son grabados y denunciados por sus vecinos en las redes sociales”, señala Hernández Bento. En esos barrios, “más allá de las estadísticas oficiales, existe una percepción real de inseguridad que debemos solucionar”. En este sentido, la Policía de barrio permite estar cerca de esa problemática y conocer de primera mano lo que ocurre en cada barrio. “Con la policía de barrio queremos recuperar cercanía y conocimiento sobre las cuestiones que afectan a la seguridad de los vecinos y de su patrimonio particular”.

También es importante recuperar el dialogo y mejorar el clima laboral con los miembros de la Policía Local de LPGC. “La dirección, planificación, estrategia y objetivos en materia de seguridad ciudadana se tiene que ejercer desde un liderazgo claro y con la participación de los que mejor conocen los problemas de seguridad de la ciudad. No podemos estar en el permanente conflicto y confrontación”, indica el candidato a la Alcaldía. “Necesitamos normalizar el clima laboral y buscar soluciones a problemas que requieren dialogo y una estrategia clara.”

Desde Unidos por Gran Canaria apostamos por tomarnos en serio la seguridad e incrementar las partidas presupuestarias en esta materia.

Hay que solucionar las carencias existentes en equipamiento y material, tecnología y en recursos humanos. “Existe margen presupuestario para planificar una adecuada inversión en seguridad durante los próximos cuatro años, pero para ello es imprescindible poner a funcionar la maquinaria administrativa del Ayuntamiento. No puede ser que muchos de los contratos administrativos de mantenimiento o suministro de equipamientos de la Policía Local estén en “nulidad” (sin cobertura jurídica alguna). Por eso, es urgente solucionar los problemas estructurales de los servicios administrativos del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Desde Unidos por Gran Canaria proponemos establecer un “mapa” de los problemas de seguridad en la capital grancanaria, delimitando cuáles son las zonas o los barrios más afectados y a partir de ahí establecer una estrategia para cada uno de ellos. Esto no impedirá que se adopten soluciones comunes a algunos de ellos, como incrementar presencia policial, mejora de la iluminación de determinadas calles, o establecer -previa autorización judicial-, cámaras de vigilancia que sólo se activarían durante las horas más conflictivas. La prevención debe ser nuestra prioridad.

Otra de las claves en materia de seguridad ciudadana pasaría por establecer mecanismos de colaboración y coordinación entre la Policía Local y el resto de cuerpos policiales, especialmente, con la Policía Nacional y la Autonómica -que, aunque tienen ámbitos y competencias diferentes-, deberían buscar la mejor forma de coordinar sus planes y acciones en materia de seguridad.

Por último, el candidato de Unidos por Gran Canaria al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Enrique Hernández Bento, ha recordado la situación de inseguridad de los centros de menores no acompañados (MENAS) en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Por eso, si llegan a gobernar tras las elecciones de mayo 2023, exigirán que los técnicos competentes del Gobierno de Canarias verifiquen el cumplimiento de las condiciones y requisitos mínimos de habitabilidad previstos en los anexos I y II del Decreto 117/2006, especialmente, en materia de seguridad, ya que hace unos meses se produjo un incendio en uno de los centros, sin que hasta la fecha hayan trascendido las medidas preventivas adoptadas al respecto.

Enrique Hernández Bento también considera necesario que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ejerza las facultades de vigilancia e inspección que tiene encomendadas en dicho Decreto, ya que es la competente en controlar e inspeccionar el cumplimiento de las condiciones de seguridad y habitabilidad de las edificaciones para las que se haya solicitado la cédula de habitabilidad, así como las viviendas que ya cuenten con ella.

Salir de la versión móvil