Patrimonio Cultural celebra la “Caída del Dragón” con una exposición inmersiva en el Castillo de la Luz

COMPARTIR

Se inaugura el próximo martes, 18 de octubre, a las 9:30 horas, en los jardines del Castillo de la Luz

La muestra está centrada en el ataque y la victoria de Las Palmas de Gran Canaria sobre el corsario inglés sir Francis Drake

‘Drake: la herida del Dragón’ es el nombre de la primera exposición realizada en Canarias sobre la figura de sir Francis Drake y el ataque al Real de Las Palmas en 1595. Esta muestra, impulsada por la Dirección General de Patrimonio Cultural, combina la información en paneles interpretativos sobre este hito histórico con un campamento militar de expedición de fines del siglo XVI.

Coincidiendo con el aniversario de la victoria de Las Palmas de Gran Canaria sobre la flota inglesa, la exposición planificada por Patrimonia Consulting pretende recuperar y difundir, a través de una experiencia inmersiva, la historia de este ataque por parte del corsario inglés sir Francis Drake, quien trató de tomar la ciudad sin éxito en octubre de 1595.

La exposición se concibe como un “museo vivo” con recreaciones históricas y dramatizaciones puntuales de los ataques corsarios de esta época para situar al público en el contexto de las rivalidades europeas del siglo XVI. De hecho, la persona que visite los pabellones militares de mando y casetas de los soldados, podrá interactuar y manipular las reproducciones que se exponen de la época isabelina.

El acto de inauguración será el próximo martes, 18 de octubre, a las 9:30 horas con la asistencia de la directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera; el director de la Fundación de Arte y Pensamiento Martín Chirino, Jesús Castaño; así como del responsable de los contenidos expositivos, Artemi Alejandro Medina

Ahora bien, esta propuesta no solo comprende el montaje de la exposición y los pases dramatizados sino que también contará con actividades complementarias que se irán desarrollando a lo largo del año, como un taller de Arqueología Subacuática donde se elaborará una planimetría bajo el mar para descubrir las herramientas y características de esta disciplina.

Un hito decisivo

Sir Francis Drake (1540-1596) fue el más renombrado explorador de la era isabelina que tras su exitosa circunnavegación del globo en 1580, amasó una inmensa fortuna. Para la nación inglesa fue un afamado héroe, pero para el resto de las naciones un infame navegante.

Durante la guerra anglo-española, Drake le propuso a la reina Isabel armar una flota para atacar Panamá, pero antes de llegar a América el corsario inglés decide tomar la isla de Gran Canaria a pesar de que en un primer momento, el otro mando, John Hawkins, se negaba. Sin embargo, la falta de víveres y agua potable provocó un cambio en esta decisión.

Tras el avistamiento de las velas inglesas, las autoridades españolas de la isla, con el gobernador Alonso de Alvarado a la cabeza, apenas pudieron reunir a 1500 hombres para la defensa, la mayor parte de ellos civiles sin experiencia en combate ni instrucción militar. Sin embargo, hora y media de combate después, los ingleses se retiraron habiendo perdido unos cuarenta hombres y cuatro barcazas, mientras que los isleños apenas sufrieron bajas.

La flota inglesa no había podido solucionar sus importantes problemas de aprovisionamiento, por lo que continuaron navegando pegados a la costa en busca de una zona propicia para abastecerse. A su vez, las autoridades españolas ordenaron a varias patrullas seguir por los caminos costeros a la flota enemiga y al llegar a la despoblada bahía de Arguineguín, los ingleses enviaron un bote a la costa pero fueron sorprendidos por una patrulla española que les atacó, matando a ocho de ellos y tomando a dos prisioneros.

Los prisioneros fueron inmediatamente interrogados, descubriéndose así el plan inglés, lo que resultaría decisivo para la guerra, pues el gobernador Alvarado envió inmediatamente aviso a las Indias y a la corte en España para arremeter contra la flota inglesa en América.

Salir de la versión móvil